En una semana marcada por las movilizaciones, este 19 de julio el sector textil lleva a cabo un día de huelga tras varias jornadas de negociación del convenio colectivo del sector sin llegar a un acuerdo que mejore las condiciones de las plantillas.

Este convenio afecta a más de 90.000 trabajadoras y trabajadores y a 6.500 empresas a lo largo del Estado, aunque sin duda la precariedad absoluta se manifiesta en las zonas de País Valenciá, Catalunya o Galiza donde se da mayor presencia de las empresas.

No podemos olvidar que la patronal del textil a día de hoy no permite unos salarios que pasen de poco más de los 800€ mensuales, algo que, sin duda, refleja un síntoma de precariedad absoluta. Al igual que en muchos sectores sucede, en puestos de trabajo desempeñados mayoritariamente por mujeres, en este caso en la confección, una vez más la precariedad tiene rostro de mujer.

La diferencia salarial con otros sectores masculinizados determina también una brecha en prestaciones y futuras pensiones. El PCE denuncia la alianza entre el capitalismo y el patriarcado, que elimina cualquier proyecto presente y futuro de una vida digna para la las trabajadoras del textil, algo que luchamos por revertir.

Esta situación es la principal causante de la huelga, y por ello, se produce la falta de acuerdo en la negociación del convenio colectivo.

Otra de las reivindicaciones en torno a las que gira la huelga es la reducción de la jornada laboral, con la finalidad de establecer en convenio una jornada equitativa en el conjunto de los turnos.

El PCE y la UJCE llamamos al conjunto de la clase trabajadora a solidarizarse con la huelga, así como a acudir a las manifestaciones que se realizarán en el conjunto del Estado.

Salarios dignos para una vida digna