Ante la  exhumación del cadáver de Franco desde la Juventud Comunista declaramos que “Es hora de terminar con todos los restos del franquismo”.

Como no puede ser de otro modo apoyamos la exhumación de los restos del dictador Francisco Franco del mausoleo del Valle de los caídos, pero no olvidamos que aunque el cadáver de Franco desaparezca del Valle su legado continúa vivo. Pues aunque el dictador murió en la cama lo dejó todo “atado y bien atado”, nombrando como sucesor a Juan Carlos de Borbón y como consecuencia un Régimen monárquico construido en torno a la unidad de España, el bipartidismo y una justicia y aparatos represivos que no sufrieron ningún tipo de regeneración.Supusieron los pilares del recién formado Régimen del 78 que buscaba mantener el dominio de la misma oligarquía económica que ha venido controlando el país, ya fuera con Franco o en “democracia”.

Tras 40 años, el Partido Popular, fundado por ministros de Franco y heredero directo de este, junto con Ciudadanos, la cara joven de la derecha liberal, se niegan a que se elimine el monumento que glorifica a un dictador que trajo a nuestro país y especialmente a la clase trabajadora, 40 años de terror. Uno de los argumentos que esgrime la derecha para no apoyar la medida es considerar que no está justificada su urgencia, además de apelar a un falso consenso constitucional. No fueron así de escrupulosos con otras medidas de calado como la Reforma Laboral de 2012 o la reforma “express” de la Constitución y su artículo 135 en agosto de 2011, ambas impulsadas por el mismo PSOE.

La Ley de Memoria Histórica de 2007 es completamente insuficiente, pues entre otras cuestiones no anula los juicios políticos del franquismo. Hasta ahora la lucha contra el franquismo y sus herederos se está llevando a cabo con medidas de maquillaje como las que propone Pedro Sánchez, la exhumación del cadáver de Franco es un paso pero todavía pequeño. No se trata podar el árbol del franquismo sino de arrancarlo de raíz.

Jueces y policías torturadores como Antonio González Pacheco ‘’Billy El Niño’’ siguen paseando libres por las calles sin haber pagado por ninguno de sus crímenes. Manuel Fraga Iribarne, tras firmar sentencias de muerte fundó Alianza Popular (actual PP) y vivió el resto de su vida del nuevo régimen “democrático”. Cuando decimos que Franco dejó todo ‘’atado y bien atado’’ nos referimos también a esto. La Transición estaba firmada: los franquistas fueron una parte más de la ‘’concordia’’ y pasaron de verdugos a ‘’ejemplares políticos’’. La Fundación Francisco Franco, centrada y dedicada a estudiar el legado histórico del dictador, no sólo no está ilegalizada sino que además continúa recibiendo fondos públicos y apareciendo en todos los medios de comunicación con la premisa de que estos den un aparente clima de neutralidad. Y esto por citar solo algunos ejemplos, pues podríamos continuar con las tumbas de Milans del Bosch y Moscardó en el Alcázar de Toledo, Queipo de Llano en la Macarena de Sevilla o propiedades robadas al pueblo por la familia Franco (cuyo ducado sigue vigente) como el Pazo de Meirás.

Mientras los más de 114.000 desaparecidos en las cunetas (siendo el segundo país en el mundo con un mayor número) y los más de 500 muertos que dejó la etapa de la Transición, siguen acallados bajo la premisa de ‘’no reabrir heridas’’ y vivir en armonía con nuestra propia historia.

Historia manoseada y falseada hasta la saciedad para seguir manteniendo los consensos de la Transición, porque sólo de esta forma las élites económicas y políticas surgidas del golpe de Estado de 1936 han podido seguir en el poder. Y para que la reproducción de esta falsa historia pueda llevarse a cabo es necesario de aparatos ideológicos como el sistema educativo y los medios de comunicación que tanto como PP y PSOE han apuntalado a lo largo de los últimos 40 años.

Ante el repunte del fascismo en Europa y el fortalecimiento de la extrema derecha en España la juventud no queremos olvidar nuestro pasado. Aunque no lo hayamos vivido conocemos qué es el monstruo del fascismo y sabemos que el capital no dudará en volver a recurrir a él cuando sea necesario.

Por todo eso exigimos verdad, justicia y reparación y llamamos al conjunto de la juventud trabajadora y los y las estudiantes a plantarle cara al régimen del 78 y acabar con todos los resquicios del franquismo.

¡No pasarán!